¿Facturas por prestación de servicios en actividad empresarial?

La ley no hace ninguna referencia a facturas o recibos de honorarios, únicamente habla de comprobantes que reunan los requisitos fiscales, sin embargo es una práctica muy común que las empresas (personas morales) por los servicios contratados pidan o en algunos casos exigan facturas por la prestación de dichos servicios.

Si los obtienen de personas morales no hay ningún problema, pues las personas morales pueden facturar servicios. La salvedad ocurre cuando el prestador de servicios que tiene que entregar la factura es una persona fisica.

Para poder expedir facturas, las personas fisicas tienen dos alternativas, el régimen intermedio de actividades empresariales o como actividad empresarial y servicios profesionales en régimen general .

En el primer caso, únicamente se pueden dar de alta las personas que realicen exclusivamente actividades empresariales, y en el segundo caso aquellas personas que tengan ingresos por actividades empresariales, servicios profesionales o ambos.

De acuerdo al ART. 120 FRACCIÓN I de la ley del impuesto sobre la renta se consideran ingresos por actividades empresariales aquellos provenientes de actividades comerciales, industriales, silvícolas o ganaderas. En la FRACCIÓN II del mismo artículo, considera que los ingresos por prestación de servicios profesionales son aquellos que se deriven de un servicio personal independiente y cuyos ingresos no estén considerados como ingresos por salarios o por la prestación de un servicio general subordinado.

En ambos casos, se  está obligado a expedir comprobantes (ART. 133 F-III LISR) que reúnan los requisitos fiscales (ART.129-A CFF). En este punto es importante aclarar que en la ley no se hace referencia o distinción del tipo de comprobante, lo cual causa cierta confusión pues se puede presumir que dentro de este régimen se puede expedir siempre factura independientemente de que sea por enajenación de bienes o prestación de servicios.

Sin embargo en el ART. 127 LISR se establece que “cuando los contribuyentes presten servicios profesionales a las personas morales, éstas deberán retener, como pago provisional, el monto que resulte de aplicar la tasa del 10% sobre el monto de los pagos que efectúen, sin deducción alguna, debiendo proporcionar a los contribuyentes constancia de la retención…”;

Así mismo, ART.32 LIVA FRAC. II también establece la obligación de expedir comprobantes y especifica que además de los requisitos establecidos en el código fiscal de la federación y su reglamento, se debe señalar el impuesto al valor agregado que se traslada en forma expresa y por separado. En este mismo artículo, FRACCIÓN III PÁRRAFO 7, señala que  los contribuyentes a los que se les retenga el impuesto deberán expedir comprobantes con la leyenda “impuesto retenido de conformidad con la ley del impuesto al valor agregado” y consignar por separado el monto del impuesto retenido.

Así pues el régimen antes mencionado aplica únicamente si obtendrá ingresos por la enajenación de bienes y al mismo tiempo por la prestación de servicios profesionales, en cuyo caso está autorizado para expedir entre otros, los siguientes tipos de comprobantes fiscales:

  • Facturas.- Por los ingresos obtenidos de la enajenación de bienes.
  • Recibos de Honorarios.- Por los ingresos obtenidos por la prestación de servicios profesionales.

EN CASO DE QUE ENTREGAR COMPROBANTES FISCALES A UNA PERSONA MORAL POR LA PRESTACIÓN DE SERVICIOS SIN LA RETENCIÓN CORRESPONDIENTE, ESTARÍAN INCURRIENDO AMBOS  EN UNA OMISIÓN DE RETENCIÓN (ART.26 I CFF), LA CUAL ES SANCIONADA EN LOS MISMOS TÉRMINOS QUE EL DELITO DE DEFRAUDACIÓN  FISCAL (ART. 109 II CFF.), YA QUE DE ACUERDO AL ART. 26 I DEL CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN:

ART. 26 SON RESPONSABLES SOLIDARIOS CON LOS CONTRIBUYENTES:

I. LOS RETENEDORES Y LAS PERSONAS A QUIENES LAS LEYES IMPONGAN LA OBLIGACIÓN DE RECAUDAR CONTRIBUCIONES A CARGO DE LOS CONTRIBUYENTES, HASTA POR EL MONTO DE DICHAS CONTRIBUCIONES.

Por lo anterior y si únicamente se obtienen ingresos por la prestación de servicios profesionales, el régimen fiscal que le corresponde es el de honorarios, en el cual se expiden recibos de honorarios  en los que puede desglosar el impuesto al valor agregado las retenciones correspondientes de impuesto sobre la renta e impuesto al valor agregado, cuando sean expedidos a personas morales.

Por otro lado, si va a obtener ingresos por actividades empresariales y al mismo tiempo por la prestación de servicios, el régimen fiscal que le corresponde es el de actividades empresariales y servicios profesionales, en el cual debe expedir facturas por las mercancias que venda y expedir recibos de honorarios por los servicios prestados.

El tema queda abierto  a futuras aportaciones…

1 comment to ¿Facturas por prestación de servicios en actividad empresarial?

  • Criterios normativos en materia de impuestos internos
    Boletín 2009- SAT

    84/2009/IVA Retenciones del impuesto al valor agregado. No proceden por servicios prestados como actividad empresarial.

    De conformidad con el artículo 1-A fracción II, inciso a) de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, las personas morales que reciban servicios personales independientes, o usen o gocen temporalmente bienes prestados u otorgados por personas físcias, están obligadas a retener el impuesto que se les traslade.
    Por otro lado, el artículo 14, último párrafo de la misma ley define que la prestación de servicios independientes se considera que tiene la característica de personal cuando además de ser de las actividades reguladas por dicho artículo no tenga naturaleza de actividad empresarial.

    Por lo anterior, la retención tratándose de prestación de servicios, únicamente se dará cuando no tengan la característica de actividad empresarial, en términos del artículo 16 del Código Fiscal de la Federación, y por lo mimso puedan considerarse servicios presonales.